lunes, 25 de enero de 2016

En el altiplano central de México se encuentran cientos de ríos, cuencas y lagos, algunos grandes y extensos, como los lagos de Pátzcuaro y Cuitzeo en el estado de Michoacán, y otros muy pequeños, como algunas pozas de unos cuantos metros cuadrados. Todos estos cuerpos de agua dulce representan el último refugio de una singular familia de peces: los goodeidos, especie endémica de nuestro país, poco conocida porque no tiene utilidad comercial para los seres humanos, pero que son de vital importancia para la salud de los ecosistemas acuáticos, y parte fundamental de la biodiversidad.
La compleja problemática que enfrentan estas cuencas acuíferas, debido a su cercanía con las zonas urbanas y a la introducción de especies ajenas, han puesto en grave riesgo de desaparición a la mayoría de los pequeños goodeidos, por lo que ya han entrado al Libro Rojo de especies amenazadas. Trabajo encabezado por uno de nuestros miembros de la SIMAC, el Dr. Omar Domínguez Domínguez y sus colaboradores..

0 comentarios :

Publicar un comentario